viernes, 8 de marzo de 2013

Siempre, de Maggie Stiefvater

Justo cuando creían que todo había llegado a su fin, cambian las tornas: ahora es Grace la condenada a convertirse en loba con la llegada del invierno. Sam, desesperado y con la ayuda de Cole y Isabel, buscará por todas partes la cura que ayude a su novia y a todos los demás licántropos a volver a ser humanos de nuevo. Sin embargo, un peligro aun mayor acecha cuando aparece una chica muerta en el bosque y se inicia la caza insaciable de todos los lobos de Mercy Falls.




Después de esperarlo durante muchísimo tiempo, leí este libro con demasiadas precauciones. La segunda parte de esta maravillosa trilogía, Rastro (que podéis encontrar reseñada en el blog), me había decepcionado un poco en comparación con la genialidad de Temblor. No sabía a que me iba a enfrentar cuando abrí por primera vez este tan esperadísimo desenlace y tenía miedo que la autora no hubiese estado a la altura de las circunstancias para regalarnos un buen punto y final. Como ya dije en otras ocasiones, para mí Temblor hubiese sido un perfecto libro autoconclusivo, con todo bien atadito y dejando lo mínimo a la imaginación. Pero claro, un best-seller es una mina de oro y hay que explotarlo y alargarlo hasta la saciedad, a veces con nefastos resultados. Sin embargo, y para mi grata sorpresa, Siempre resultó ser un buen libro, entretenido y bonito, digno final para esta trilogía, pero sin ser tan asombroso como su primera parte. Y es que Stiefvater tiene algo especial que te engancha a sus historias, una magia poderosa e hipnótica.

Para qué mentirnos: los dos libros que suceden a Temblor son puramente de relleno para crear una trilogía y no quedarse en la mera autoconclusión. Primero nos encontramos con una historia hermosa de amor sobre un licántropo (llamémoslo así) y una humana, algo demasiado trillado en la literatura juvenil, pero que tenía sus ideas originales muy bien labradas. Hasta ahí todo perfecto: la pluma de la autora era una delicia, los personajes eran dignos de recordar y todo el tema de los lobos era genial. Ya después apareció Rastro con aires de ser incluso mejor que el primer libro, pero que no pudo sino quedarse relegado a un libro-puente entre el inicio y el desenlace. Y por fin llegó Siempre, que al final resultó ser mejor de lo esperado. Es cierto que nada nuevo se nos descubre; es más, todo es el mismo esquema invirtiendo los roles. No obstante, la autora sabe llevar muy bien su historia mediante una narrativa exquisita y llena de matices poéticos y unas escenas que se quedan grabadas a fuego en tu mente. Sabe describir y sabe expresar lo que todos sienten a las mil maravillas e incluso se atreve a ofrecernos todas las dosis de acción (no esperéis nada grande en un libro cien por cien romántico) que anhelamos tanto en las anteriores entregas. El ritmo, por lo tanto, es ameno, siempre ascendente y sin apenas altibajos.

No todo son buenas palabras, no os creáis. Siempre tiene muchos fallos, pero la mayoría de ellos son tan insignificantes que se pasan por alto fácilmente. Por ejemplo, hay cosas que me parecieron demasiado repetitivas: Stiefvater no se desgasta mucho la imaginación y eso hace que, en ocasiones, tengas más de un déjà vu. Otro punto muy interesante a destacar es que aquí Sam no es el Sam que conocí: su ternura, su inocencia atractiva y todo su halo de sufrimiento desaparecen para dar lugar a una sombra mucho más sombría y egoísta. Es una evolución interesante y real, la verdad, pero no terminó de gustarme del todo. No obstante, lejos de todo esto, el final es el correcto y el más idóneo para esta trilogía, ni muy feliz ni muy caótico. Por eso os digo que si queréis disfrutar de una trilogía repleta de amor, poesía, magia y ternura, Los Lobos de Mercy Falls es vuestra perfecta apuesta.

4/5

*Agradecimientos a SM por el ejemplar*

1 comentario:

  1. La saga me encantó, en especial los dos primeros, ya que este me pareció el más flojo xD

    Después de leerla entera creo que la historia debería haberse quedado en el primer libro >.< Ese final abierto no me gustó nada, Sam y Grace se merecían algo más :S

    Besoooos =)

    ResponderEliminar