viernes, 15 de junio de 2012

Un haiku para Alicia, de Francesc Miralles

Genís está perdido. Su padre ha abandonado el hogar, su madre está profundamente deprimida y en el instituto todo va de mal en peor. Su vida se ha convertido, de la noche a la mañana, en un auténtico infierno. Ya no le queda nada por lo que vivir.
Sin embargo, pronto su situación cambiará y descubrirá ese rayo de sol que ilumina tras la tormenta. Conocerá a Alicia y, junto a ella, entrará en el mundo de las Buenas Sensaciones, un selecto club donde se discute sobre la filosofía, la vida y el amor.
Porque no todo en la vida de Genís estaba acabado.



Un haiku para Alicia es, en un sola frase, de esos libros que dejan una honda huella en el alma. Es una historia que, a pesar de su cortedad, enamora y engancha desde la primera palabra. Su recuerdo es tan vívido que es imposible deshacerse de él, por mucho tiempo que pase. Por decirlo de una forma más poética, es un haiku que se repite, insaciable, una y otra vez en tu corazón. Y es que Francesc Miralles ya nos tiene acostumbrado a esto: a regalarnos obras tan condenadamente hermosas que es imposible no recordarlas durante años. ¿Pero qué ocurre cuando resulta que esta es su primera obra escrita? Que se corrobora que su talento es tan innato e inmortal que ya llegó con él desde el día en que nació. Porque así es, damas y caballeros: Un haiku para Alicia es el primer libro que es señor Miralles imaginó y plasmó sobre un papel en blanco. Y si ya lo hizo a lo grande, imaginaos como ha ido evolucionando a lo largo de los años.

Vale, puede que exagere un tanto sus cualidades, pero creedme, aunque sea una creencia inventada, cuando os digo que aquí cada letra escrita se bebe, se saborea, se traga y se queda pegada en nuestro interior. Juguetea con nuestros sentimientos y nos hace, en alguna que otra ocasión, suspirar de emoción o soltar alguna lagrimilla. Pero es que sólo Francesc sabe hacerlo. Sabe enamorarnos con su primer libro, encantarnos con el segundo y hacernos adictos a él con el decimocuarto. Es una realidad mundialmente reconocida, como diría la póstuma y genial Jane Austen. Así que, si exagero, perdonadme, pero mis manos son tan libres en este momento que sólo saben decir esto.

No os voy a engañar y deciros que todo es de color rosa. No sería moral ni ético por mi parte. No, aquí hay fallos típicos que se comenten cuando escribes un libro por primera vez. O cuando quieres hacerlo tan perfecto que, al final, acaba un tanto desencajado. Gracias a Dios, con la prodigiosa pluma del autor, todo queda prácticamente perdonado. Por ejemplo, está el tema de los personajes. Salvo el protagonista, Genís -y ni eso-, los demás están muy poco definidos, incluida Alicia, a la que le hubiesen hecho falta más apariciones. O el amor, algo artificial para mi gusto. También están los capítulos que no dicen nada, si no que están para rellenar o intentar darnos una idea aproximada de lo que sucede alrededor de los personajes, a veces un tanto fallido. No obstante, la mayoría están bien para relajarnos y sentir como nuestros sentimientos se corrompen con la prosa poética de Miralles.

Sin embargo, también tiene sus cosas muy buenas, como ese final tan dramático y hermoso, esas reflexiones acertadas y bellas de Alicia o los poemas, perdón: haikus, que aparecen a lo largo del libro.

¿Veis? A pesar de todo, Un haiku para Alicia es un muy buen libro que te hará pasar un gran rato perdido entre sus páginas, si eres capaz de olvidar los errores que mencioné anteriormente. Y si no, también lo vas a disfrutar, porque la profesionalidad de Francesc es tan grande que caerás rendido a sus pies. Y es que te adoctrina en la ciencia de la vida de una manera mágica y memorable y te enseña que siempre, siempre, hay un rayo de esperanza esperando iluminarnos tras la tormenta.

3,5/5

*Agradecimientos a Plataforma Neo por el ejemplar para el concurso*

10 comentarios:

  1. Hola!
    Muy buena reseña.
    Te sigo, me sigues?
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola!!
    Aún no me he leído ningún libro de Miralles, pero tú ya me has metido las ganas. En cuanto pueda me haré con Un Haiku para Alicia :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que me gustaría leer este libro, pero no sé cuando lo haré porque teniendo tantos libros pendientes...
    Aun así, ¡Buena reseña!
    Un beso:)

    ResponderEliminar
  4. Pues se ve buena la novela, o quizás la buena es tu reseña.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Me gusta la reseña. Lo apunto para mi lista.
    Un besin. Te sigo!

    ResponderEliminar
  6. Vaya pues después de tu reseña, ya no tengo las expectativas tan altas con este libro...

    Aun así me lo leere, pero seguro que me termina gustando mas ahora que no lo veo como una obra de arte, como decian algunos...

    Un beso :)

    Me quedo por aquí!!

    ResponderEliminar
  7. Tengo tantos libros para este verano... Y este en particular no me atrae mucho! (además, Francesc Miralles no me gusta).
    Aún así, gracias por la reseña!
    Me gusta tu blog, te sigo y me voy pasando vale?
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ah, y te afilio también vale? Creo que tu blog y el mío siguen una misma línea! :)

    ResponderEliminar